"La Zona" por Barry Sears primera Parte.

barry searsBarry Sears es un bioquímico y médico, que preocupado por su historial familiar de antecedentes cardiovasculares, ha dedicado su vida a descubrir una solución para no caer en tal fatídico final.

En el camino ha creado innumerables fármacos que hoy en día se usan en la lucha contra el cáncer y otras enfermedades. Pero tras innumerables investigaciones, llegó a la conclusión de que la única forma de prevenir su problema era interviniendo en los alimentos que tomamos día a día.

Así, pues recurrió al concepto como “La Zona”:

“Estado metabólico en el cual el cuerpo funciona al límite de su eficiencia. Fuera de la Zona, la vida es la vida normal” “En el interior de la zona la vida se vuelve más fácil y mejor. En la zona disfrutareis de un funcionamiento corporal óptimo”.

Este concepto era descrito por atletas y multitud de deportistas de la siguiente manera:

“Estado casi eufórico donde se obtiene el máximo rendimiento en lo físico, lo mental y lo psicológico”

Pero su duración era breve, a veces segundos otros minutos. Por ello Barry, se puso manos a la obra y decidió ampliar la duración de este estado a tiempos más prolongados: semanas, meses, años o incluso toda una vida. Barry, se dio cuenta de que para prolongar este estado necesitaba un equilibrio en los eicosanoides, y ¿qué son los eicosanoides?

Sustancias que actúan como llaves maestras de todas las funciones del cuerpo. Las cuales se equilibran por medio de los alimentos que tomamos.

Beneficios de estar en la zona

  • Prevenir el cáncer, en su libro muestra un caso, que consiguió mejorar su estado de cáncer manteniéndose en esta dieta.
  • Mejorar la diabetes.
  • Mejora de la artritis.
  • Combate el alcoholismo.
  • Previene enfermedades mentales como la depresión.

Insulina e IG

Aunque ya hablamos sobre la insulina y su papel en el tejido muscular y adiposo en este artículo mencionaré un poquito por encima las preocupaciones del autor.

A Barry, le preocupa especialmente la insulina ya que altos niveles de glucosa en sangre fomentaran una gran cantidad de insulina la cual es responsable del almacenamiento de los hidratos en forma de grasa y además una presencia elevada de la misma imposibilita que la grasa se desprenda del tejido adiposo.

Debemos entender que no todos los hidratos se absorben a la misma velocidad y que esta velocidad de absorción es la que va a disparar la presencia de la insulina. por ejemplo los azucares simples como la fructosa pasan a la sangre mucho más despacio que los complejos (pastas). Y a esta velocidad de absorción le denominamos IG (Indice glucémico) cuanto más bajo menor es la velocidad de absorción.

Existen 3 azucares simples: Glucosa (pasta, cereales), Fructosa (frutas) y galactosa (lácteos): Solo la glucosa puede pasar a la sangre por ello la fructosa y la galactosa tienen que ser transformadas primero en glucosa (en el hígado) para poder pasar. De ahí, que la fructosa y la galactosa sean de absorción mas lenta.

En cuanto a la fibra de un hidrato de carbono, solo decir que su influencia radica en la rapidez de su absorción (la fibra no se absorbe, actúa como freno). A mayor fibra mas lentitud en pasar a la sangre.

Respuesta insulínica ante una comida muy rica en hidratos

Dependiendo de tus cartas genéticas es decir de la respuesta insulínica que tengas ante los hidratos producirás una mayor o menor cantidad de insulina.

Para Barry existen tres grupos de personas:

Grupo 1.- Los que responden muy mal y producen grandes niveles de insulina en comidas ricas en hidratos.

Grupo 2.- Los que producen una cantidad normal, pero que sigue siendo alta y por tanto, se producen todos los efectos adversos.

Grupo 3.-Los que han tenido la suerte genética de no producir tanta insulina, más o menos un 25% de la población.

Barry nos ofrece el siguiente ejemplo: Si nos atiborramos de pasta a las dos a las cinco estaremos bastante débiles. Esto ocurre por la gran acumulación de insulina que hay en la sangre que hace que disminuyan los niveles de glucosa en la sangre y entremos por tanto en hipoglucemia. Y aunque tengamos glucosa almacenada en el hígado no podemos usarla ya que el alto nivel de insulina provocado por la gran ingesta de hidratos esta evitando que se segregue glucagón (responsable de aumentar los niveles de glucosa en sangre). Además los hidratos que seguimos comiendo, ya que nuestro cerebro nos manda señales para que comamos hidratos al sentirse falto de los mismos (engañado por el desbarajuste hormonal, teniendo en cuenta que si hay hidratos, pero no pueden salir del hígado) se convierten en grasa.

insulina glucagon frontera

Luego para estar en la zona requerimos de un equilibrio entre las dos principales hormonas endocrinas el par insulina-glucagón.

Eicosanoides los buenos y los malos

Los eicosanoides, son sustancias que controlan las hormonas. Como por ejemplo la insulina y el glucagón de las cuales, ya hemos hablado anteriormente.

De hecho según Barry los eicosanoides son el cemento molecular del cuerpo, las superhormonas. Lo que nos mantiene vivos. Estos se producen por todas las células vivas.

Efectos de los eicosanoides:

eicosanoides efectosLa investigación sobre los eicosanoides, ganó el premio novel de medicina el 1982. Y no solo eso los grandes fármacos potentes están diseñados para afectar a estas estructuras.

formación de eicosanoides

La grasa que injerimos es la responsable de la construcción de los eicosanoides en concreto los ácidos grasos esenciales que obtenemos de ella. El estar en la zona implica un equilibrio de los eicosanoides buenos y malos.Existen 8 ácidos grasos esenciales, que a su vez se dividen en dos los omega-6 y los omega-3. Los omega-3 son neutrales, sin embargo los omega- 6 son los que nos interesan los que van a construir esos eicosanoides buenos y malos. Lo que tenemos que evitar es un descontrol de las hormonas insulina-glucagón porque estas controlan la delta-5 desaturasa que es la enzima que regula la producción de eicosanoides buenos y malos. Entonces si esta encima no se activa demasiado gracias a un equilibrio de las anteriores hormonas endocrinas no se producirá acido araquidónico en exceso que es el causante de los eicosanoides malos.

Eicosanoides fronteras

 

El problema de Barry con las dietas cetogénicas

La preocupación del autor reside en el estado metabólico anormal, conocido como cetosis. Se produce cuando las reservas de hidratos en el hígado no son suficientes para satisfacer las necesidades del cerebro y del cuerpo. Entonces el cuerpo empieza a buscar la energía de la grasa. pero lamentablemente y según este autor no es lo que se obtiene. El proceso de obtención de la energía de esta forma entra en cortocircuito ya que las células comienzan a fabricar unos productos químicos conocidos como cuerpos cetónicos. Que son inútiles para el cuerpo, el cual intenta librarse de las mismas incrementando el volumen de la orina. Esto al principio, provoca una pérdida de peso, pero en su mayoría la pérdida es de agua. Habiendo apenas perdido grasa corporal. Además si comes demasiada proteína, la insulina también crecerá debido al exceso de aminoácidos en la sangre. Y la insulina convertirá el exceso de proteína en grasa. Además según Barry las dietas cetogénicas producen cambios en las células adiposa incrementando su capacidad para coger grasa en 10 veces. Luego al dejar la dieta seguirás acumulando grasa y encima de forma más rápida.

Además, según Barry el cuerpo no es estúpido y si le quitamos los hidratos, descompondrá proteínas del músculo y las transformara en hidratos, pero no resulta nada rentable ya que no vamos a perder la grasa al ritmo que queremos y el peso llegara a estacionarse.

los macros de “La zona”

Captura de pantalla 2016-05-29 a la(s) 22.27.38

En el caso de la dieta de la zona se reducen muchos los hidratos, pero sin llegar a la cetosis y nos centramos mucho en la ingesta de proteínas y grasas, para una correcta producción de eicosanoides.

La ingesta proteica va a depender del nivel de actividad realizado:

proteina

Para calcular los gramos que necesitamos tendremos que multiplicar nuestra masa magra por el factor de la tabla anterior. Y para distribuir esas proteínas diarias en cada comida lo haríamos por bloques, cada bloque sería de 7 gramos.

Los bloques de hidratos serían de 8 gramos y los de grasas de 1,3 gramos.

Por cada bloque de proteína habría uno de grasa y otro de carbohidratos, pudiendo haber dos de grasas si la persona es un atleta de alto rendimiento.

¿Por qué no tomarnos todas las proteínas en una sola comida?

Esto produciría un incremento del ácido araquidónico (incrementa los eicosanoides malos), aunque la proteína estimule en primera instancia el glucagón, también estimula la insulina. Además incrementar los niveles de insulina te separan de la zona.

Opinion personal:

A diferencia del resto de dietas poco fundamentadas en los principios biológicos que rigen nuestro cuerpo esta dieta busca el ideal de salud óptima es decir lo que el autor llama la zona.

Creo que es una excelente herramienta para concienciar a la gente de lo importante que es nuestra alimentación. Y no solo para mejorar nuestros porcentajes magros o grasos sino también, en la prevención de patologías como la diabetes o bien de origen cardiovasular.

Referencia bibliográfica:

  • Sears, B. (1996). Dieta para estar en la zona. Argentina: Urano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *